miércoles, 26 de diciembre de 2012

GALLETAS DE JENGIBRE (ROLLED GINGERBREAD COOKIES)


Navidad, Navidad, dulce Navidad…¡¡¡¡¡¡La, la, la, la, laaaa!!!!!! Voy a confesaros que soy vaga para muchas cosas, y una de ellas es decorar la casa para las Navidades. Es superior a mí, y si por casualidad hay algún adorno navideño en alguna estantería… puedo asegurar que… ¡han estado en verano también! 

Lo mío es cocinar galletitas de hombrecillos de jengibre ¡me encantaaaaa! Qué olor dejan en toda la casa. Y qué bien me lo paso pintando los ojitos, pegándoles lacasitos, azúcar de colores…. No os voy a mentir ¡gozo mogollón! Y lo más de lo más, es regalar las galletas a las amistades. Así que para alegrar las fiestas a vuestros seres queridos nos vamos a poner ya a hacer estas galletas… ¡¡¡Adelanteeeee!!! 



INGREDIENTES PARA LAS COOKIES: 
  • 500 gr de harina 
  • 1 ½ cucharadita de jengibre en polvo 
  • 2/3 cucharadita de canela 
  • 2/3 cucharadita de clavo en polvo 
  • ¼ cucharadita de bicarbonato sódico 
  • ¼ cucharadita de sal 
  • 155 gr de mantequilla a temperatura ambiente cortada en dados 
  • 145 gr de azúcar (también puedes mezclar azúcar moreno y azúcar blanquilla) 
  • 46 gr de huevo a temperatura ambiente 
  • 215 gr de melaza (si no tienes puedes sustituirla por golden syrup o miel) 
Si los cortadores son: 
- De 6 cm: saldrán unas 30 galletas 
- De 9 cm: saldrán unas 16 galletas 
- De 12 cm: saldrán unas 12 galletas 

HORNO: 180 grados. 

TIEMPO: 12-14 minutos (dependiendo del tamaño de la galleta) 


ELABORACIÓN DE LAS COOKIES

1. Precalentar el horno a 180 grados. 

2. En un bol mezclamos con unas varillas la harina, la sal, las especias y el bicarbonato. Reservamos. 

3. En un robot de cocina o “Kitchen Aid”, mezclamos con el accesorio pala a velocidad medio alta la mantequilla con el azúcar, hasta que consigamos que quede esponjosa. 

4. Añadimos el huevo ligeramente batido y la melaza y seguimos batiendo a velocidad media, hasta que quede todo bien integrado. 

5. A velocidad lenta vamos añadiendo la harina en varias incorporaciones, hasta lograr una masa firme. 

6. Dividimos la masa en dos y formamos 2 discos, los envolvemos en film y los dejamos reposar en el frigorífico al menos 1 hora. Podemos mantenerla refrigerada 2 días o también podríamos congelarlas. 

7. Procedemos a estirar la masa una vez transcurrido el tiempo de reposo. Sacamos uno de los discos y el otro lo dejamos en el frigorífico, ya que la masa es más manejable estando fría. Sobre la mesa de trabajo colocamos una hoja de papel de hornear y otra hoja la usaremos para ponerla encima de la masa. De esta manera podremos estirarla con ayuda de un rodillo de manera uniforme y sin que se nos pegue a éste. ¡Cuidado! Tenemos que estar pendientes de que no se nos arruguen los papeles. Un grosor bueno sería de 0.5 cm. 

8. Una vez extendida la masa empezamos a cortar con los cortadores que hayamos elegido, quitamos los restos de masa y vamos pasando las galletas con ayuda de una espátula a otro papel que colocaremos encima de la bandeja de hornear. Tenemos que tener cuidado de no deformarlas en este paso. Los restos los juntamos y los estiramos para seguir cortando. Si vemos que ya está la masa demasiado blanda, hacemos una bola, la envolvemos en film y la metemos en la nevera. 

9. Antes de hornearlas meteremos la bandeja con las galletas un ratito en la nevera para que estén frías al introducirlas en el horno y no pierdan la forma. 

10. Las hornearemos en la parte medio baja del horno durante 12 minutos o hasta que empiecen a dorarse en los bordes. Recordad que las galletas que sean más pequeñas tardarán menos. Aunque penséis que parecen crudas, cuando se enfrían quedan perfectas. 

11. Las sacamos del horno y las dejamos 3 minutos en la bandeja, después las pasamos a enfriar a unas rejillas. 

12. Repetimos el procedimiento con el otro disco de masa. Si vamos a utilizar la misma bandeja, como es mi caso - que sólo tengo una -, la ponemos bajo el grifo con agua fría para enfriarla bien, la secamos y ya está lista para usar de nuevo. 

13. Cuando tengamos horneadas y enfriadas todas las galletas podemos dejarlas así o decorarlas. 



GLASA REAL O ROYAL ICING PARA DECORAR LAS GALLETAS 


INGREDIENTES
  • 1 clara de huevo pasteurizada 
  • 250 gr de azúcar glass 
  • 1 cucharada de zumo de limón 

ELABORACIÓN

1. Mezclamos todos los ingredientes con el accesorio pala y batimos a velocidad muy baja en un principio para no llenar toda la cocina de azúcar. Subimos un poco la velocidad y batimos durante 5-10 minutos hasta alcanzar una consistencia cremosa, muy parecida a la pasta de dientes. En caso de que la queramos más fluida añadiríamos agua en muy pequeñas cantidades hasta conseguir el punto justo que deseamos. 

2. Repartimos la glasa en distintos recipientes en caso de que queramos teñir en varios colores. Cubrimos rápidamente con un film y lo pegamos a piel en caso de no usarlo al momento. 

3. Cuando estemos preparados para empezar a decorar preparamos unos cartuchos de papel o unas mangas de plástico con boquilla y rellenamos. 

4. Damos rienda suelta a nuestra imaginación y… ¡¡¡¡a disfrutar!!!! 




--Receta extraída del libro “COOKIE CRAFT” de PETERSON & FRYER--

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Parece un ejército!!! A mi que me invadan.

Eva dijo...

Ja,Ja! Y a mí!!!