sábado, 2 de febrero de 2013

DANISH PASTRIES CON MERMELADA DE CEREZAS


   Con esta ola frío que tenemos por mi tierra, no hay nada mejor para pasar la tarde que hacer una masa que necesite fermentación. Así, entre los tiempos de reposo, puedo lanzarme al sofá y taparme con mi maravillosa mantita de pelos suavecita... Habrá que sacarle jugo al invierno, noooooo? ¡Pues a por ello!

INGREDIENTES:
  • 150 ml. de leche templada
  • 2 cucharaditas de levadura seca (6 gr.)
  • 30 gr. de Caster Sugar
  • 2 huevos y 1 más para pintar las piezas antes de hornear
  • 475 gr. de harina de fuerza
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Aceite de girasol para engrasar el bol donde donde colocaremos la masa
  • 250 gr. de mantequilla fría 
  • 200 gr. de mermelada de cerezas
HORNO: 200º

TIEMPO: 15-17 minutos


ELABORACIÓN (para 18 unidades aprox.):

1- En una jarra mezclamos la leche templada, la levadura y una cucharada de azúcar. Lo cubrimos con un poco de plástico y lo dejamos reposar unos 20 minutos.

2- Batimos los huevos y los echamos a la jarra. Removemos todo.

3- En un bol grande o en el recipiente de la kitchen Aid, ponemos la harina, la sal y el resto del azúcar. Hacemos un volcán y vertemos el contenido de la jarra. Mezclamos todos los ingredientes y amasamos hasta que consigamos una masa suave y elástica. Damos forma de bola.

4- Engrasamos un bol y colocamos la bola, le damos la vuelta para que se impregne de aceite por todos los lados y la cubrimos con plástico. La refrigeramos durante 15 minutos.

5- Estiramos la masa con ayuda de un rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada y le damos forma de cuadrado, de unos 25 x 25 cm.

6- Cortamos la mantequilla en piezas finas y las colocamos sólo sobre la mitad inferior del cuadrado. La mitad superior la doblamos para cubrir la mantequilla y presionamos los bordes para que quede todo sellado y la mantequilla no pueda escaparse por ningún sitio.

7- Con el rodillo damos ligeros golpecitos sobre la masa para aplastar la mantequilla, así nos costará menos estirarla consiguiendo que sea 3 veces más larga que ancha, con 1 cm de grosor.

8- Damos una vuelta simple - ¿qué significa esto? - Doblamos el tercio superior de la masa hacia el centro y con el tercio inferior cubrimos el superior. Lo envolvemos en film y lo dejamos reposar de nuevo en el frigorífico 15 minutos.

9- Sacamos del frigorífico y estiramos de nuevo la masa 3 veces más larga que ancha, con 1 cm. de grosor y le damos una vuelta simple. Empaquetamos y damos reposo en frío de 15 minutos. Repetimos este paso una vez más.

10- Sacamos la masa.

11- Estiramos la masa y hacemos un cuadrado con un grosor de 1 cm más o menos. Cortamos con un cuchillo o con un corta pizzas piezas cuadradas de 10 x 10 cm. Cortamos diagonalmente con un cuchillo afilado desde las esquinas hasta casi el centro, donde colocaremos una cucharadita de mermelada. Ahora cogemos cada esquina y la doblamos hacia el centro, sellamos un poco con los dedos y volvemos a poner más mermelada encima, en el centro. Las colocamos sobre papel en una bandeja de hornear y las cubrimos con un paño limpio. Dejamos que aumenten un poco de volumen durante 30 minutos en un lugar cálido. Encendemos el horno a 200º sin ventilador.

12- Pintamos con huevo y las colocamos en la parte alta del horno 15-17 minutos, hasta que se doren.

13- Dejamos que enfríen ligeramente en la bandeja y las pasamos a una rejilla.

Están realmente buenas nada más salir del horno y unas horas después. Si las guardáis en un recipiente hermético pueden aguantar dos días, pero tendríais que recalentarlas en una tostadora.


CONSEJO: podéis hacer la masa y una vez formadas las piezas antes de que crezcan se pueden congelar. O también podéis hacer la masa y dejarla reposar toda la noche en el frigorífico y al día siguiente estirar y formar las piezas para hornearlas. 


-- Receta extraída del libro " STEP BY STEP BAKING" de Caroline Bretherton --

No hay comentarios: