domingo, 7 de abril de 2013

CHOCOLATE ANGEL FOOD CAKE: LA COMIDA DE LOS ÁNGELES


   No me extraña nada que le hayan puesto ese nombre a este dulce típico de la repostería americana. Es como una gran nube en la que te imaginas a pequeños angelitos dando mini bocados cuando están hambrientos. No exagero al deciros que cuando lo probéis no podréis parar, os envolverá la sensación de estar en el mismísimo paraíso. 
En esta ocasión lo he hecho de chocolate, pero también lo podemos hacer de vainilla y un toque de almendra, de fresa, de cítricos... Pero ya los haremos otro día ¿verdad? Hoy queremos... ¡chocolate! 

Para hacer este cake con la forma que veis en las fotos es imprescindible usar el molde "ANGEL", de aluminio y de tubo. Además es desmontable y tiene unas patitas para facilitar el enfriamiento boca abajo, ya que se chafaría si no fuera de este modo. Es importante que no haya ni una pizca de grasa en el molde, a cambio lo humedeceremos por todos los lados con un papel o pañito mojado en agua para que las claras puedan deslizarse hacia arriba fácilmente por las paredes. 

Os estaréis preguntando si se puede hacer en otro tipo de molde ¿verdad?. Pues según mi amiga Rebeca parece ser que sí - y es una máquina en la cocina y en repostería -. Por cierto, ella me regaló este maravilloso molde en mi último cumpleaños ¡Gracias chata!

Sólo habría que seguir las mismas pautas: 
     - No engrasar. 
     - Enfriar boca abajo poniendo algo que haga de patitas. 

No os puedo asegurar que salga bien, porque yo no lo he hecho en otros moldes, pero he visto que también se hacen cupcakes. 

¡UFFFFF! Cómo me he enrollado, no es normal en mi, así que... ¡vamos ya al lío! 


INGREDIENTES: para un molde de 25cm
  • 90 gr. de harina de repostería 
  • 30 gr. de cacao en polvo 
  • 100 gr. de azúcar glass 
  • 140 gr. de Caster Sugar 
  • 12 claras de huevo a temperatura ambiente 
  • 1/4 cucharadita de sal 
  • 1 1/2 cucharadita de cremor Tártaro 
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla 

HORNO: 180º 

TIEMPO: 30-35 minutos. 

TIEMPO DE ENFRIADO: 1 hora y 15 minutos 



ELABORACIÓN
  1. Batir las claras a velocidad media-alta hasta que estén espumosas. Añadir la sal y el cremor tártaro. 
  2. A velocidad media vamos echando poco a poco el azúcar. Cuando veamos que se empiezan a marcar las líneas de las varillas en el merengue podemos echar más deprisa el azúcar que nos queda. Cuando hayamos echado todo el azúcar añadimos la vainilla, subimos la velocidad y seguimos batiendo hasta conseguir un merengue firme. 
  3. Mientras batimos tamizamos el azúcar glass con la harina y el cacao 4 veces. Reservamos.
  4. Cuando ya esté bien firme el merengue empezaremos a echar la harina, el cacao y el azúcar glass en forma de lluvia en 3 o 4 incorporaciones. Lo integraremos con ayuda de una lengua y con movimientos envolventes, con cuidado de no perder todo el aire que hemos metido a las claras al batirlas. Cuando no veamos vetas blancas ni restos de harina lo vertemos en el molde previamente humedecido.
  5. Alisamos la superficie y lo metemos en el medio del horno a 180º durante 30 / 35 minutos. Insertamos un palillo y si sale limpio lo sacamos y le damos la vuelta para enfriarlo boca abajo durante 1 hora y 15 minutos. 
  6. Deslizamos una espátula por las paredes del molde para separar el bizcocho, si lo hacemos de una pasada sin parar es mejor, ya que no dejaremos marcas. Ahora nos toca separar la base, hacemos lo mismo con la espátula.
Y ya lo tenemos completamente desmoldado. Lo colocamos en un plato y... ¡a disfrutarlo!




-- Receta extraída del libro "THE WILLIAMS-SONOMA BAKING BOOK" --

2 comentarios:

Juana dijo...

Tiene una pinta increible y se hace la boca agua de verlo, la verdad que intenté hacer uno de vainilla y me quedó como una pasta gomosa casi silicona jaja un desastre y me desanimé y eso que había buscado el molde, hace casi 1 año y no he repetido pero al ver el tuyo no se igual me animo de nuevo, un abrazo

Eva dijo...

¡Anímate!seguro que no te arrepientes...